DÍA MUNDIAL DE LOS HUMEDALES – 50 ANIVERSARIO

La Convención sobre los Humedales, también llamada Convención de Ramsar fue creada en 1971, en la ciudad iraní del mismo nombre. Este convenio es el primer tratado en el planeta relativo a la conservación y el uso racional de los humedales. La lista incluye —hasta 2019— 2341 sitios designados cubriendo una superficie de 252.479.417 ha en 170 países.

Los humedales son áreas que permanecen en condiciones de inundación o con suelo saturado con agua durante períodos considerables de tiempo. Engloba una amplia variedad de ecosistemas que comparten una propiedad primordial: el agua es el elemento clave que define sus características físicas, vegetales, animales y sus relaciones.

A nivel global, se calcula que los humedales cubren aproximadamente 12,1 millones de km2. Su extensión ha disminuido rápidamente, con pérdidas del 35% desde 1970 como consecuencia de cambios en el uso del suelo (urbanización, deforestación, rellenos, etc.), alteraciones en la dinámica del agua (por extracción, intercepción, desvíos, etc.), extracciones (pesca, maderas, pasturas, etc.), contaminación (agrícola, industrial y doméstica), introducción de especies exóticas invasoras y el cambio climático.
La Convención de Ramsar es un tratado internacional aprobado por la Argentina mediante la Ley 23919 cuya misión es la conservación y uso racional de los humedales mediante acciones locales, nacionales y gracias a la cooperación internacional, como contribución al logro de un desarrollo sostenible en todo el mundo.

Se encuentra en proceso la construcción del inventario de Humedales, en el marco de lo establecido por la Ley General del Ambiente (N.° 25675) y la Convención sobre los Humedales (Ley N°23919). Además, se promueve la ampliación de la cobertura de los humedales en áreas naturales protegidas.

La cartera nacional de Ambiente es el punto focal técnico de la convención a nivel nacional. Las acciones son coordinadas con las autoridades provinciales, especialmente a través de una Red de Sitios Ramsar creada con el fin de incrementar la interacción entre los responsables de su administración y fortalecer capacidades en temas tales como la planificación del manejo de los humedales, la participación de la comunidad en su gestión, el monitoreo de las características ecológicas y la evaluación de su efectividad.

En nuestro país existen 23 sitios Ramsar que comprenden ambientes diversos, tales como lagunas altoandinas, zonas costeras marinas, lagunas endorreicas, turberas y llanuras de inundación, entre otros.


En Canadá, el humedal Golfo de la Reina Maud, es el tercero más extenso del mundo. Es un santuario migratorio de aves. Tiene un área de 62.782 kilómetros cuadrados y es uno de los sitios ecológicos más importantes de Canadá. Desde 1981, cuando fue incluido en el informe RAMSAR, esta región ha estado protegida con la intención de preservar sus poblaciones de gansos, ánsares y muchas otras especies acuáticas. En la región metropolitana de Vancouver se encuentra el delta/estuario del río Fraser, está formado por seis componentes (Burns Bog, Sturgeon Bank, South Arm Marshes, Boundary Bay, Serpentine, y el antiguo Sitio ‘Alaksen’).

La complejidad y heterogeneidad de los ecosistemas de humedales determinan la necesidad de un desarrollo conceptual y metodológico específico para implementar los relevamientos en las diversas regiones del país. Además, para la confección del inventario se necesita acordar cuestiones asociadas a la terminología, escalas y enfoques.

Esta inventario consiste en el ordenamiento ambiental del territorio, es indispensable para fortalecer las políticas de conservación y uso sustentable de estos ecosistemas. Es un instrumento para profundizar la coordinación de acciones con las provincias y los diversos sectores involucrados.

La belleza natural y la diversidad de la vida animal y vegetal de muchos humedales hacen que sean lugares de destino turístico y recreativo muy apreciado. En muchos casos permiten generar ingresos a economías regionales y son sitios de relevancia para desarrollar actividades de educación ambiental.

Los humedales contribuyen de modo decisivo al bienestar humano al desempeñar funciones de las cuales se derivan múltiples beneficios. Por ejemplo, son fuentes de agua, mitigan sequías e inundaciones, suministran alimentos, albergan una rica biodiversidad y almacenan carbono, entre muchos otros servicios ecosistémicos.

Desempeñan funciones críticas en la mitigación del calentamiento global. Por un lado, son importantes sumideros de carbono y, por ende, su destrucción libera gases de efecto invernadero, en tanto que su restauración y creación se traduce en la retención de más gases de efecto invernadero. Por otra parte, los humedales cumplen un rol fundamental en la adaptación al cambio climático, ya que amortiguan el efecto de las tormentas y las inundaciones.